Solución de problemas de un controlador Xbox One en PC

Intentar jugar en la PC usando un controlador Xbox One puede ser muy molesto cuando tienes problemas con tu controlador. Cualquier tipo de problema puede resultar molesto, como por ejemplo: B. pulsaciones de teclas no registradas o desconexión del controlador. Este tipo de problemas pueden afectar su rendimiento en el juego en momentos críticos o simplemente evitar que juegue de manera confiable. Cualquiera sea la causa o el problema exacto que tenga, es probable que desee solucionarlo para poder volver al juego.

Reinicie su controlador y computadora

Es el consejo de solución de problemas más antiguo del libro, pero aún funciona con una frecuencia sorprendente. Reiniciar los dispositivos puede ayudar a resolver problemas y es rápido y fácil de hacer. Se recomienda que reinicie tanto su computadora como su controlador, ya que no necesariamente sabe que el problema no está en la computadora.

Vuelve a conectar tu USB

Si ha conectado su controlador a su computadora a través de USB, un problema potencial es que su cable USB está suelto. Desconecte y vuelva a conectar ambos extremos del cable. Compruebe si el problema persiste. Tenga cuidado de no apretar el cable. También es una buena idea utilizar un cable USB diferente, ya que el problema puede estar en el propio cable.

Vuelve a conectar tu bluetooth

Muchos controladores de Xbox One también se pueden conectar de forma inalámbrica mediante Bluetooth o el adaptador inalámbrico Xbox que ofrece Microsoft. Desconectar y volver a conectar la conexión inalámbrica, u olvidarse de conectarla y repararla, puede ayudar a resolver los problemas de conectividad. Si está utilizando el adaptador inalámbrico Xbox, desconéctelo y vuelva a conectarlo.

Prueba un método de conexión diferente

Todos los controladores inalámbricos Xbox One también se pueden conectar a través de USB. Use un cable USB para ver si hay algún problema con su conexión inalámbrica. Algunos controladores no admiten la conexión inalámbrica. Sin embargo, aún puede intentar usar Bluetooth en lugar de USB si tiene problemas con USB.

Usar una conexión inalámbrica (un tipo de conexión diferente a Bluetooth, aunque no se requiere cable) también puede ser una opción si tiene una. Los puertos inalámbricos originales de Xbox One están disponibles en línea por alrededor de $ 25. Por lo tanto, es relativamente fácil elegir uno y probarlo si las otras conexiones no funcionan y el controlador no necesita ser reparado / reemplazado.

Actualiza tus controladores

Otra causa común de problemas pueden ser los controladores desactualizados. Para actualizar los controladores de su dispositivo, presione la tecla de Windows, escriba «administrador de dispositivos» y presione Entrar. En el Administrador de dispositivos, busque los controladores del controlador Bluetooth, USB y Xbox One. Haga clic con el botón derecho en cada elemento y luego seleccione Actualizar controlador.

Busque los controladores del controlador Bluetooth, USB y Xbox One, haga clic con el botón derecho en cada controlador y seleccione Actualizar controlador.

En la actualización del controlador, permita que Windows busque controladores automáticamente a menos que ya haya descargado manualmente un controlador más nuevo. Cuando el proceso encuentre un nuevo controlador, seleccione el controlador que desea utilizar.

Póngase en contacto con el soporte de Microsoft

Microsoft puede ser consciente del problema que está experimentando y puede tener una solución o hay alguna forma en que pueden ayudar. Por ejemplo, se conoce un problema mecánico con los primeros modelos de Xbox Elite Wireless Controller Series 2 para los que Microsoft ofreció una garantía extendida (ver detalles) aquí.

Deja un comentario